13 marzo 2010

De cena en Casa de Comestibles (A Coruña)

Esta noche pasada he ido por primer vez al restaurante Casa de Comestibles y la verdad que muuuuyyy bien. Es un restaurante pequeñito, ya que solo tiene 5 mesas de cuatro personas y eso hace que cenar sea un gustazo, por fin puedes hablar con tu pareja sin tener que gritar o parecer un sordo.

La comida muy buena, de primero unos buñuelos de bacalao y de segundo un atún rojo con verduritas en wok con salsa de soja, bacalao con muselina de ajo sobre cama de espinacas y piñones . De postre un Torrija de Mango con helado cardamomo y galleta de jengibre, más vino sobre unos 58 eurillos.

Un sitio muy recomendable.

Tiene blog que lo podrás ver aqui, se encuentra en laCalle San José 1 y su tlf. 676.591120.

4 comentarios:

adrian dijo...

Supongo que 58€ para 2 personas, ¿no?

Me apunto el sitio, siempre está bien descubrir buena comida :)

Jorge dijo...

Si, dos personas y con vino ;-)

Anónimo dijo...

Para mi gusto, uno de los mejores restaurantes que conozco. El punto de cocción y aliño de carnes y pescados es inmejorable y esto, para mí al menos, es la esencia de una buena cocina. Si no se domina el punto de cocción o el de sal, no hay plato que valga, por mucha palabrería y "cocina de vanguardia" con la que nos quieran adobar la bazofia.
Tal vez sea una impresión mía, pero en los últimos años he tomadó en otros establecimientos y no precisamente baratos, atún rojo crudo (involuntariamente crudo, ojo) sin pizca de sal y con una "salsa de marmitako" que no pasaba de un aguachirle de pimientos: Sencillamente incomible; una merluza fresquísima, extraordinariamente bien presentada, con una carne prieta que se desprendía en escamas firmes e irisadas, que a la vista prometía...., lo que negaba al paladar, sencillamente no tenía sal y no sabía absolutamente a nada. Podría seguir contando maravillas de algún que otro cocinillas vanguardista pero sería desviarnos del asunto: el restaurante del señor Jordán, excelente materia prima, dedicación a cada plato y oficio, mucho oficio y sentido común y a un precio más que razonable.
Dicho esto, también he leído en algún blog que la atención en sala no era todo lo correcta que cabría esperar. No ha sido esa, desde luego mi experiencia, muy al contrario, la responsable de sala me pareció una persona de lo más profesional, pero es evidente que no todos tenemos los mismos gustos o expectativas y que un día malo lo puede tener cualquiera.
Resumiendo, a quien no le guste que le tomen el pelo con ocurencias que te dejan el bolsillo y el estómago hechos unos zorros y quiera comer como un príncipe, que no se lo piense y se de un homenaje en Casa de comestibles..

Jorge dijo...

He vuelto más veces y la verdad que lo considero comparable a Casa Pardo y al Alborada.
Respecto al servicio me ha parecido perfecto del mismo nivel que los anteriores.
Nosotros valoramos muchísimo el poder hablar sin tener que gritar cuando cenamos fuera. Eso es muy importante para valorar una buena comida, por eso repetimos. ;-)